REGION - La Pampa
Semanario REGION
Del 22 al 28 de marzo de 2013 - Año 23 - Nº 1.079
R.N.P.I. Nº 359581

Redacción: Urquiza 640 - Telefax: (02954) 43-2164 rotativa
(L6300EAN) Santa Rosa - Provincia de La Pampa - Patagonia Argentina
Director: Gerardo Yánes
  
La otra justicia...

Constantemente se habla de la sensación que tiene el individuo cuando hay factores adversos que le hacen percibir la presencia de elementos que lo intranquilizan, o que le previenen la existencia de zonas de riesgo. Es que el hombre sociable no siempre se siente seguro entre sus congéneres, si estos no manejan idénticas escalas de valores y respetan los denominados derechos naturales.
La seguridad y la justicia son dos apetencias normales en toda persona que se integra en un grupo numeroso. Cuando alguna de estas falta y su ausencia no es corregida rápidamente, se produce un desaliento personal y colectivo que erosiona y desgasta la integración. Es así que, muchas veces, comienzan a aparecer falsos sustitutos que tergiversan aún más, en su aplicación, la escala de valores apetecida.
Siempre que el Estado falla en la seguridad empieza a subcontratarse la misma a mercenarios que alquilan sus servicios. Sirven por su habilidad en el manejo de las armas y en la búsqueda de acción por la acción misma. No hay en ellos la vocación de servicio que se invocaba en las viejas reglas de los caballeros de muchos siglos atrás. Defender las viudas y los huérfanos ya no es un imperativo moral que debe ser respetado. Sólo la paga basta para hacer cualquier cosa o dejar pasar cualquier hecho. Los mercenarios jamás se venden, pero eso sí se alquilan por hora.
En la historia de Roma, que alguna vez hemos leído gracias a la preocupación de maestros y profesores que nos impulsaban a hacerlo, aparecen períodos de difícil ascenso de ese pueblo, y momentos de fácil decadencia del mismo. Cuando el ciudadano romano asumía en plenitud lo que consideraba el ejercicio de sus derechos, Roma crecía. Cuando delegaba en mandatarios que prometían falsamente un eterno pan y circo Roma peligraba.
Cuando sus ejércitos se componían mayoritariamente de contratados y no de ciudadanos en vigilia de armas, poco a poco y muy lentamente fue perdiendo sus fuerzas hasta desaparecer su imperio sustituído por el de sus oponentes.
desaparece la confianza si la justicia no funciona como un mecanismo que rápidamente restablece el equilibrio, dando a cada cual lo que le corresponde. En ese caso ya no basta amurallar las ciudades como en la antigüedad para defenderse de la agresión externa; el enemigo está adentro violando la paz interior al quebrar los principios elementales que justifican ser ciudadanos. Como la justicia no se puede subcontratar como se hace con la seguridad, cualquier acto privado violento destinado a restituirla es absolutamente injusto
La famosa justicia revolucionaria no es nada más que una revolución injustamente ejercida. Lo vemos en la Revolución Francesa trascendente en sus enunciados de libertad, igualdad y fraternidad, y que buscó destruir la injusticia de los que invocaban títulos de privilegio sobre los demás. Sin embargo esa Revolución tuvo sus momentos de Terror que afrentaban sus dignos enunciados y que hicieron peligrar sus banderas.
Hoy parecería que en la era satelital, la seguridad y la justicia se subcontratan y se alquila protección para no ser molestado, ni investigado, ni  para rendir cuentas de ningún compromiso social en materia ética. Es así como se observa que los plantadores de coca pretenden ser respetados como meros agricultores. Los laboratorios que las procesan o que crean nuevos productos sintéticos de costos mas bajos, son industriales creativos que generan puestos de trabajo. Por lo mismo, la mano de obra desocupada está compuesta por soldados que aceptan perder sus patrióticas banderas, pero que se niegan a perder sus camisetas
Sólo el restablecimiento de una auténtica Justicia puede salvar a un país de la lucha sectorizada de bandas que invocan como mejor derecho su juramento a la ommerta. Creo firmemente en la única fuerza aceptable por todos: el honor de los jueces

Carlos Besanson
Publicado en el Diario del Viajero533, del 16 de julio de 1997

Bookmark and Share

<<Buscar notas relacionadas dentro de www.region.com.ar
<<Volver a la página anterior
<<Volver al inicio

 
 
 
 
 
 
Guía REGION de La Pampa - Semanario REGION - Mapa REGION de La Pampa
Guíaplano REGION de La Pampa - Guías de Servicios REGION - Hojas de Rutas REGION
Suplementos - Impresión de diarios y revistas - CD-ROMs - Software - Publicidad

www.region.com.ar - Copyright © REGION® Empresa Periodística. Todos los derechos reservados
Redacción, Administración y Publicidad: Urquiza 640 (L6300EAN) Santa Rosa - La Pampa - Patagonia Argentina
Telefax: DDI (54-2954) DDN (02954) 43-2164 rotativa - E-mail: click aquí