REGION - La Pampa
Semanario REGION®
Del 8 al 14 de abril de 2011 - Año 21
Nº 988 - R.N.P.I. Nº 359581

Redacción: Urquiza 640 - Telefax: (02954) 43-2164 rotativa
(L6300EAN) Santa Rosa - Provincia de La Pampa - Patagonia Argentina
Director: Gerardo Yánes
  
¿Gasto, consumo, ahorro, inversión?

Hace once años (edición 674) reafirmábamos el concepto de la necesidad del ahorro propio, como medio idóneo para hacer inversiones. Las especulaciones financieras no garantizan a quienes las hacen ni a quienes las reciben, resultados apropiados. El crecimiento de las deudas no implica el sano desarrollo de los deudores.
Una cosa es reducir inteligentemente el consumo, para poder ahorrar e invertir, y otra bajar el estándar general por una decadencia social.

Carlos Besanson

Cuando ciertas sociedades pasan por crisis recesivas, muchos pretenden romper la tendencia, sin ir a fondo en el análisis de las diferentes causas que llevaron a esa recesión.
No necesariamente incrementar en forma arbitraria el consumo, significa crear fuentes de trabajo para los desempleados. Quienes consumen son los que tienen ya trabajo, y a veces lo hacen con productos importados, que compiten con una producción nacional alicaída.
Tampoco un creciente gasto significa un gasto inteligente. Hablar de gastar más, sin enseñar a gastar mejor, es impulsar al ciudadano a una peligrosa y errática conducta.
Lo que nos enseñaron con sus ejemplos nuestros abuelos inmigrantes, es ahorrar un porcentaje de los ingresos para destinarlo a inversión. Es decir se cuidaban en el gasto y en el consumo, para tener un excedente destinado a guardar, para capitalizarse y luego invertir.
Lamentablemente las instituciones crediticias no han dado buenos ejemplos de cabal manejo del dinero propio y ajeno. Algunas han actuado como corsarios, legalmente habilitados. Las cláusulas leoninas, encubiertas por la letra chica de verdaderos contratos de adhesión, en los cuales el cliente deudor no estaba facultado para discutir, ni antes ni después de firmado, han producido en mucha gente y empresas, un estado de insolvencia crónica, y de dependencia financiera angustiante.
Hacen mal las fuerzas políticas y financieras en alentar el mero gasto, porque finalmente el fracaso de los deudores termina frustrando políticas y expectativas.
Tengo presente las labores prioritarias desarrolladas en una Europa devastada por la Segunda Guerra Mundial. Vencedores y vencidos, antes que reconstruir viviendas, rehicieron, o reconvirtieron, plantas industriales para generar inmediatamente fuentes de trabajo; se buscó incrementar la productividad de los campos y la agroindustria; se reconstruyeron caminos y líneas férreas; se transformaron astilleros; se montaron fábricas, es decir se invirtió en bienes de capital y de producción. Tiempo después se empezó a reconstruir nuevas viviendas en reemplazo de las que habían sido provisoriamente emparchadas.
El mayor esfuerzo crediticio debe ser orientado hacia la producción, el transporte y los servicios públicos, privatizados o no, en la medida que actúen eficientemente, generando auténticas fuentes de trabajo. El empleo de nuevas tecnologías exige inversiones y capacitación laboral adecuada, y sobre estas nuevas fuentes de trabajo conviene acentuar, no solamente el crédito, sino también las franquicias impositivas, que ayuden a la puesta en marcha de emprendimientos paralizados, o nuevas actividades.
Toda promoción generalizada de gastos y consumos, sin un adicional mensaje docente, es confusa y meramente publicitaria. Cuando un funcionario da consejos de ese tipo debe dar simultáneamente ejemplos reales de un mejor gasto público, que facilite mejores inversiones, como también mejores resultados en los servicios a la comunidad.
La mejor manera de generar crecimiento consiste en lograr capacidad competitiva en el plano internacional. Por los años ’30 el comercio exterior argentino alcanzaba al uno por ciento del intercambio mundial. lamentablemente, en la actualidad no llega ni a la mitad de ese porcentaje; si bien los valores totales de ese intercambio se han multiplicado.
Sólo una constante reinversión, un gerenciamiento inteligente, un aprovechamiento racional de los insumos generados en nuestro territorio, y una capacidad de promoción en los mercados exteriores, pueden restablecer los viejos porcentajes de intercambio. Pero aún falta agregar algo más: debe cesar una desmedida e inoperante burocracia estatal que genera una costosa burocracia privada. Este es el primer paso.

Carlos Besanson

Bookmark and Share

<<Buscar notas relacionadas dentro de www.region.com.ar
<<Volver a la página anterior
<<Volver al inicio

 
 
 
 
 
 
Guía REGION de La Pampa - Semanario REGION - Mapa REGION de La Pampa
Guíaplano REGION de La Pampa - Guías de Servicios REGION - Hojas de Rutas REGION
Suplementos - Impresión de diarios y revistas - CD-ROMs - Software - Publicidad

www.region.com.ar - Copyright © REGION® Empresa Periodística. Todos los derechos reservados
Redacción, Administración y Publicidad: Urquiza 640 (L6300EAN) Santa Rosa - La Pampa - Patagonia Argentina
Telefax: DDI (54-2954) DDN (02954) 43-2164 rotativa - E-mail: click aquí