REGION - La Pampa
Semanario REGION®
Del 27 de mayo al 2 de junio de 2011 - Año 21 - Nº 995
R.N.P.I. Nº 359581

Redacción: Urquiza 640 - Telefax: (02954) 43-2164 rotativa
(L6300EAN) Santa Rosa - Provincia de La Pampa - Patagonia Argentina
Director: Gerardo Yánes
  
Crece el miedo a volar tras el accidente en Río Negro

FOTO: miedo a volar

Tras conocerse la noticia de que el pasado 18 de mayo, a las 21:50 hs, un avión Saab 340 de la línea aérea SOL cayó en Prahuaniyeu, al sur de Bariloche, en la provincia de Río Negro, las consultas por aerofobia aumentaron notablemente en la sede del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) en Pilar. Cabe recordar que en la aeronave viajaban 19 pasajeros -entre ellos un bebé- , dos pilotos y una azafata.
Según indican los especialistas, aquellas personas con tendencia a desarrollar trastornos de ansiedad, especialmente la aerofobia o el miedo a volar en avión, se ven directamente afectadas y quienes vienen recuperándose en medio de un escenario convulsionado, sufren recaídas debido a estas últimas noticias.

FOTO: miedo a volar
Tras conocerse la noticia de la caida de un avión de la línea aérea SOL en Río Negro, las consultas por aerofobia aumentaron notablemente en la sede del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA).

La Lic. Gabriela Martínez Castro, especialista en Trastornos de Ansiedad y directora del Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA), asegura que “en el caso de personas que tienen predisposición a sufrir trastornos de ansiedad, una tragedia aérea podría llegar a desencadenar algún tipo de temor que a su vez desencadene una crisis de pánico. Pueden suceder dos cosas, por un lado desencadenarse la aerofobia, que es el temor de que a la aeronave le suceda algo. También podría suceder que la ansiedad, por una tragedia de esta magnitud, sobrepase los límites normales y provoque una crisis de pánico. Cuando ésta se repite más de una vez ya estamos hablando de un trastorno de pánico, que requiere de tratamiento urgente porque es una enfermedad incapacitante”.

La especialista, desde su centro en la ciudad bonaerense de Pilar, definió a la aerofobia o miedo a volar “como un temor intenso a volar en avión, según el nivel de intensidad del mismo podría impedir que el individuo vuele o lo haga a un costo muy alto”. Al tiempo de definir los síntomas, los enumera así “malestar psicológico (ansiedad) y físico (como taquicardia, sudoración, sensación de falta de aire y desesperación por querer bajar del avión)”.

¿Cómo superarlo?
He aquí algunos tips para aquellas personas que no reciben tratamiento actual para superar el miedo a volar y deben viajar de igual modo (debido a razones de tipo laboral, familiar, salud, etc.):
• Prepare el equipaje con tiempo, para evitar estresarse
• Procure descansar adecuadamente antes del viaje
• Es aconsejable ingerir pequeñas y frecuentes colaciones de hidratos de carbono hasta tres horas antes del vuelo, dado que disminuyen el nivel de ansiedad (pizza, arroz, dulces, etc.).
• Evite mirar a través de la ventanilla. Esto podría aumentar la ansiedad
• Evite el alcohol y grandes cantidades de comida durante el vuelo.
• Camine cada tanto tiempo por el avión, para prevenir el “síndrome de la clase turista” (trombosis de los miembros inferiores)
• Trate de elegir la fila de emergencia para sentarse, dado que es la más amplia y la más cómoda.
• Ante posibles turbulencias, coloque la almohada o una frazada doblada sobre el abdomen, y ajuste fuertemente su cinturón de seguridad, ésto disminuirá la desagradable sensación de los movimientos gravitatorios y antigravitatorios.
• Recuerde que la turbulencia no conlleva peligro alguno.
• Vaya al baño antes de abordar.
• Quítese lentes de contacto y utilice lágrimas artificiales
• Procure escuchar música relajante a través de los canales de audio de la nave.
• Lleve consigo elementos distractores, como: libros, revistas, fotos, crucigramas, manualidades, etc.
• Use ropa cómoda y holgada, evitando el uso de tacones altos.
• Tome abundante líquido durante el vuelo: un vaso de agua por cada hora de vuelo, así se favorece la dilución de la adrenalina más rápidamente.
• Recuerde que los accidentes a aéreos no son siempre catastróficos, puede provocarse un aterrizaje forzoso sin consecuencias negativas para los pasajeros.
• Tenga en cuenta que los recursos de seguridad y salvamento en el avión, son numerosos.

Es aconsejable someterse a un tratamiento específico de aerofobia, para superar definitivamente el temor y así prescindir de toda medicación.
El tratamiento sólo tiene una duración de ocho sesiones, y se lleva a cabo con un psicólogo, un piloto y un psiquiatra especialista.

FOTO: miedo a volar
La aerofobia o miedo a volar, es un temor intenso a volar en avión. Según el nivel de intensidad del mismo podría impedir que el individuo vuele o lo haga a un costo muy alto. Los síntomas son malestar psicológico (ansiedad) y físico (como taquicardia, sudoración, sensación de falta de aire y desesperación por querer bajar del avión).

Acerca de la aerofobia
La aerofobia se refiere al miedo a volar, está considerado como uno de los tantos trastornos de ansiedad existentes, y puede tener varias causas:
1. Haber pasado por una experiencia traumática directa, haber escuchado el relato (o imagen visual) de una mala experiencia de otra persona.
2. Si el individuo padece de claustrofobia, es casi con seguridad que desarrollará aerofobia, dadas las características de encierro que se susciten dentro de la aeronave, y la imposibilidad de escapar durante el vuelo.
3. Si la persona sufre de algún trastorno de ansiedad, como trastorno de pánico, es posible que evite abordar una aeronave por temor a padecer una crisis de pánico y no poder escapar.
4. Por último, si el individuo padece de otro trastorno de ansiedad llamado trastorno por ansiedad generalizada que consiste en una preocupación excesiva por situaciones cotidianas de la vida y la anticipación catastrófica por eventos futuros seguramente tendrá altos niveles de temor a viajar en avión con miedo a la caída del mismo, entre otras posibles consecuencias imaginadas.

Si bien no es malo sentirse ansioso, ya que como aclara la terapeuta Gabriela Martínez Castro, “todos tenemos ansiedad, porque es algo corriente en los seres humanos”, la misma debe moverse dentro de determinados parámetros para que sea benévola pero “cuando supera límites normales la ansiedad comienza a ser un problema, porque produce un deterioro en la calidad de vida de la persona, y es ahí cuando estamos frente a un trastorno”, completa la Licenciada en psicología Gabriela Martínez Castro.

Lo cierto es que estos trastornos son una patología en creciente aumento y sus pacientes, si bien “se recuperan” cargan con el trastorno toda su vida ya que son crónicos.
Entre los trastornos de ansiedad hay varios tipos, algunos son: Ataques de pánico; Trastorno obsesivo compulsivo; fobia específica, stress post traumático; trastorno por ansiedad generalizada y trastorno por ansiedad social.
Cada uno con sus características particulares, síntomas y efectos. La mayoría presenta síntomas físicos, algunos también tienen sus causas relacionadas con la carga genética de la persona, o bien su aparición está directamente relacionada con un contexto social, familiar o laboral que lo propicia, como ser mucho estrés, nerviosismo, inseguridad, presión, miedos, entre otros.

Colaboración:
Centro de Estudios
Especializado en Trastornos de Ansiedad
www.quasarcomunicacion.com.ar/ceeta

Bookmark and Share

<<Buscar notas relacionadas dentro de www.region.com.ar
<<Volver a la página anterior
<<Volver al inicio

 
 
 
 
 
 
Guía REGION de La Pampa - Semanario REGION - Mapa REGION de La Pampa
Guíaplano REGION de La Pampa - Guías de Servicios REGION - Hojas de Rutas REGION
Suplementos - Impresión de diarios y revistas - CD-ROMs - Software - Publicidad

www.region.com.ar - Copyright © REGION® Empresa Periodística. Todos los derechos reservados
Redacción, Administración y Publicidad: Urquiza 640 (L6300EAN) Santa Rosa - La Pampa - Patagonia Argentina
Telefax: DDI (54-2954) DDN (02954) 43-2164 rotativa - E-mail: click aquí