Semanario REGION®

Del 4 al 10 de agosto de 2017 - Año 27 - Nº 1.281 - INPI 1983083

Conociendo la costa este de Estados Unidos - última parte - Destino final de este viaje: Miami, paraíso tropical todo el año

Foto

La semana pasada (ver Semanario REGION® Nº 1.280) cubrimos la novena parte de esta serie de notas, con la sugerencia de un viaje volando hasta Nueva York y de alli recorrer en auto alquilado equipado con GPS, toda la Costa Este de Estados Unidos, hacia el Sur.
La Ruta elegida es la Interestatal 95 pasando por Washington, Savannah, Orlando (cuna de Disney), Cabo Cañaveral (Centro Espacial Kennedy) hasta las playas de Miami, destino final al que arribamos hoy, en la última entrega de esta serie.

La semana pasada recorrimos Palm Beach, Boca Ratón y llegamos a Fort Lauderdale, en el último tramo de nuestro viaje viniendo de Cabo Cañaveral. Para completar Fort Lauderdale, digamos que la ciudad constituye un popular destino turístico con más de 10 millones de visitantes al año, así como un importante centro de vela, con muchos barcos propiedad de los residentes en sus cien puertos deportivos y astilleros. Fort Lauderdale y sus suburbios suman más de 4.000 restaurantes y más de 100 discotecas. Para conocer Fort Lauderdale, no hay nada mejor que un pequeño crucero. En los alrededores de la ciudad hay empresas que organizan pequeños paseos en barco, catamarán o Water Taxi, que navega por la costa haciendo paradas en varios puntos de la playa, hoteles y áreas céntricas. En el recorrido se pueden apreciar fabulosas mansiones de ricos y famosos.
Practicar buceo submarino es una de las actividades preferidas del lugar. Hay dos salidas diarias que duran unas tres horas hasta un pequeño arrecife, a uno o dos kilómetros de la costa, donde es posible sumergirse y pasar un rato en cercanía de los peces y toda la vida marina.
Siguiendo hacia el Sur, llegamos finalmente a la ciudad de Miami, donde el 80% de la población habla español y se pueden hacer compras a buen precio, un paraíso para los argentinos.

Sol y Playa
La ciudad de Miami es un paraíso tropical, un destino turístico de sol y playa por excelencia, donde se puede disfrutar de un clima cálido durante los doce meses del año. Sus interminables extensiones de arena blanca combinadas con sus aguas azules, forman un marco incomparable para vacacionar. Y aunque las playas son el mayor atractivo, sin duda es un lugar que tiene mucho más que ofrecer, como disfrutar de un día refrescante en el Parque Nacional de los Everglades, degustar un café al más puro estilo cubano en el barrio Little Havana, pasar un día divertido con los animales de Jungle Island, sentarnos en alguna de las terrazas de Ocean Drive para observar el ambiente especial de South Beach o simplemente conducir nuestro auto alquilado por sus calles, escenario de tantas películas y series policiales.

City Tour con “Big Bus”
Una vez más la recomendación para conocer la ciudad vuelve a ser: tomar un City Tour con algunas de las empresas que ofrecen micros descubiertos con guía y servicio de audio multilingüe, como por ejemplo “Big Bus” que tomaremos como ejemplo de recorrido. Para una ciudad como Miami, el tiempo mínimo que hay que dedicarle al City Tour es de dos días de recorrido con el sistema “hop on hop off” -bajamos del micro donde nos guste y continuamos nuevamente luego-, abarcando los dos recorridos principales, el de playas (Beach Loop) y el de ciudad (City Loop). En el mismo costo de estos recorridos se suman paseos en barco y una oferta inmensa de actividades acuáticas.

Recorridos
El “Beach Loop” parte de la Estación Central e inmediatamente se dirige a la isla mayor de Miami Beach, pasando frente al Puerto y las demás atractivas islas menores. La vista es impresionante, un deleite para fotos inolvidables.
Luego el bus transita las avenidas Washington Collins y la legendaria Ocean Drive frente a la playa, rodeada de Palmeras y edificios art decó. Dan ganas de bajarse en cada parada -y eso es lo ideal para hacer-, disfrutar del lugar y volver a subir en el próximo bus.
Al regreso uno puede bajar en “Jungle Island”, uno de los tres parques zoológicos de Miami, en un entorno que simula una selva tropical.

El “City Loop” nos lleva al centro de la ciudad de Miami, el “Downtown”, también partiendo desde la Estación Central, donde combinan ambos recorridos.
El mismo nos lleva a ver todos los barrios con más encanto de la parte continental: Coconut Grove, Coral Gables, la Pequeña Habana y el imponente centro de Miami.Otros sitios como Venetian Pool, el Biltmore Hotel, Torre de la Libertad, la Corte del Condado y Vizcaya Museum, son parte de este atractivo circuito.

Compras en los Malls
La ventaja que se agrega para los hispanoparlantes en esta zona de Estados Unidos, es la facilidad en la comunicación por el avanzado uso del idioma español en todo el estado de Florida. Esta ventaja cultural permite socializar en mejor forma y por otra parte hace que Miami sea preferido para hacer buenos negocios.
A pesar de la diferencia cambiaria, los grandes Malls -shoppings súper gigantescos que abren todos los días en un amplio horario entre las 10 y las 21-, siempre tienen precios convenientes en algún artículo (ya sea electrónico o de vestir) o bien, por un costo similar al que uno pagaría en su país, se puede acceder a prendas de calidad y moda avanzada.
Es habitual entonces ver a familias con muchas valijas o grandes bultos -parecen que afrontaran una mudanza- a la hora de despachar equipaje en el aeropuerto.

Muchas páginas han sido escritas sobre lugares para visitar en Miami, tarea informativa que dejamos para que el lector-viajero investigue por su cuenta.
En el final de este viaje sugerido, nos trasladamos hasta el Aeropuerto Internacional -cercano al centro y muy bien señalizado- donde devolvemos el auto en un trámite que no dura más de 10 minutos. Al subir a nuestro avión, ya comenzamos a imaginar un recorrido por la Costa Oeste...


Bookmark and Share