Semanario REGION®

Del 3 al 9 de noviembre de 2017 - Año 27 - Nº 1.294 - INPI 1983083

La agresión del perro, prevención e importancia en salud pública, conocer el lenguaje de los perros

Foto

Nuestros perros, pertenecen a la clasificación,canis lupus familiaris, esto significa que son descendientes del lobo.

El objetivo de este informe -dice el Médico Veterinario MP 711 Gustavo Di Giambatista-, es poner en contexto las agresiones con fines preventivos.

El concepto de agresión es el acto físico o amenaza contra el equilibrio psíquico o físico de un individuo, reduciendo su libertad, así como cualquier comportamiento que tenga como resultado el obligar a otro individuo a guardar distancia especialmente y/o socialmente aun cuando no haya ningún daño físico (Eibl-Eibestfeld 1984)

Un predador en su esencia
Nuestros perros, pertenecen a la clasificación,canis lupus familiaris, esto significa que son descendientes del lobo. Nos hace comprender que el perro es un predador en su esencia y, la agresividad forma parte de ésta.
Si bien las agresiones están clasificadas, vale aclarar que existen causas que pueden ser médicas o no, que las pueden desencadenar, éstas serán diagnosticadas por un médico veterinario especializado que debe instaurar un tratamiento adecuado.

Conocer el lenguaje
Para prevenir o anticipar una agresión es imprescindible conocer el lenguaje de los perros y cabe aclarar que, niños, personas con discapacidades motoras u psíquicas y los ancianos tienen limitaciones para interpretar dicho lenguaje y así anticiparse al acto de la agresividad siendo el grupo de personas que más padecen agresiones.

Lenguaje corporal
La comunicación de los perros es mediante señales que se les llama lenguaje corporal, ellos utilizan su cuerpo para comunicarse entre ellos y los humanos (posturas y facie, ver ilustración).
Reconocer, atender y responder a esas señales es la mejor estrategia para evitar accidentes y liberar a nuestros perros de situaciones incómodas.

Antropomorfismo
El antropomorfismo (Atribución de forma o cualidades humanas a lo que no es humano) sumado al desconocimiento del lenguaje canino y el sometimiento a un estrés constante puede desencadenar actos agresivos que culminan con la mordida propiamente dicha, pero comenzó con mucho tiempo antes.

Colaboración:
Gustavo Di Giambatista
Médico Veterinario MP 711
Etólogo Clínico
Miembro de AVLZ (Asociación Veterinaria Latinoamericana de Zoopsiquiatria)


Bookmark and Share